28.3.05

Miedo a mirar a la cámara.

Después de estas mini vacaciones, aquí estoy de nuevo y lo primero que me apetece hacer es traer esta reflexión de Antonio Yuste sobre el 11 M y la actitud de algunos dirigentes del PP sobre la guerra de Irak.






....Los responsables del 11/M fueron las víctimas que viajaban en los trenes de cercanías, pero no faltan los que pugnan por reorganizar los hechos hasta su total ofuscación. ¿A quién se le ocurre viajar en tren de cercanías después de que Aznar diera su respaldo a la destrucción del régimen criminal de Sadam Hussein? ¿Por qué fueron a trabajar precisamente ese día, a quién se le ocurre, el día que los islamistas radicales iban a poner la bomba en justa venganza contra los que derriban sus regímenes tiránicos? Dicho de otra manera, ¿por qué hay que ir por el mundo destruyendo regímenes criminales?, ¿a quién molestan?.

Estas y otras preguntas se hacen continuamente los ciudadanos víctimas de la ofuscación general de los hechos. El mensaje ha calado tan hondamente que ha terminado desestabilizando a representantes del Partido Popular, que a pesar del tiempo transcurrido, dudan, sí, todavía hoy, de la conveniencia del respaldo de Aznar a la destrucción del régimen de Sadam Hussein. Y tanto dudan que no se atreven a mirar a cámara y decir a las claras, con precisión, a todos los españoles que la destrucción del régimen de Sadam Hussein fue la opción correcta y que lo incomprensible e incorrecto fue la tardanza de occidente en tomar decisión tan ejemplar y esclarecedora para el futuro de la humanidad, añadiendo sin titubeos que lo dramático es consentir con dichos regímenes donde quieran que se encuentren; decir a las claras a la cámara que fue del todo intolerable e inhumano permitir a Milan Milosevic el aquelarre que organizó con consentimiento de la comunidad internacional occidental, y sobre todo europea —la abominación contra la población de Bosnia Herzogevina musulmana no ha sido un asunto menor en la evolución del Frente Mundial Islámico—; y decir a las claras la inmoralidad y la abyección que supone darle alas y oxígeno a Al Qaeda.
Tienen miedo a las urnas, a ser rechazados por los electores o piensan, simplemente, que Aznar se equivocó, que no debió hacer lo que hizo, y que lo lógico para España es abstenerse de denunciar y perseguir regímenes tiránicos y recuperar las viejas relaciones de cordialidad con los regímenes apestosos y mataciudadanos? ¿Por qué el PP tiene miedo a mirar a cámara y decir que Aznar hizo lo justo y conveniente y que lo harían de nuevo si estuvieran en el poder? Tienen miedo por que han repudiado a Aznar diez millones de veces con su silencio. La verdad, la dolorosa verdad, es que tienen miedo de mirar a cámara y decir que Aznar obró bien y que lo justo es estar con Bush en su causa por la libertad y lo injusto permitir que Bush libre la batalla de la libertad para Oriente Medio en solitario. Nada tiene que ver lo que acabo de decir con aplaudir o compartir la política de Bush. El Presidente de los EE UU tiene sus propios intereses y los españoles los nuestros. Me está costando mucho escribir lo que escribo. No me gusta, ni poco ni mucho, que el PP no sea capaz de mirar a cámara, de frente, para decir abiertamente que al día de hoy volverían a tomar la decisión que tomó Aznar. El PP ha permitido la criminalización de sus actos de gobierno sin mediar palabra, con resignación y silencio, renunciando a la palabra y la razón. Y al permitirlo criminaliza a todos los que apoyamos su decisión. No hay justicia en dicha conducta. No han leído a Natan Sharansky, no creen en sus postulados, no creen en nada, creen en las encuestas y han decidido arrebujarse alrededor de los porcentajes, ocultarse en sus pliegues, preferir el poder, confundir a sus electores, no tener opinión, o tener cualquier opinión o estar en el centro y esperar que todo se olvide y escampe. El PP se muestra avergonzado de lo que hizo su presidente y haciéndolo se muestra avergonzado de las razones profundas y de lo importante que resulta tener claridad moral sobre la importancia de la libertad y la conveniencia de la libertad para los países, para todos los países, para la paz y estabilidad mundial. Como alternativa a la libertad, el PP opone el mundo viejo y silente de las encuestas, el mundo sucio y diplomático de la doctrina Estrada, un mundo que conduce a la posición oficial que defiende el PSOE y la izquierda española, sin ambigüedad, a favor de los sátrapas y dictadores.

En Irak hay que estar para defender la causa de la Libertad, que no es la causa de los Estados Unidos, es la causa de muchos ciudadanos del mundo entero que nos sentimos representados por dicha causa, que somos electores, que tenemos derechos, que aspiramos a la claridad moral y que necesitamos ser adecuadamente representados en el ámbito de la política.


Antonio, para un liberal tu defensa de la Libertad no puede pasar inadvertida. Te felicito por tu artículo.

1 Comments:

Blogger Memetic Warrior said...

Me sumo a la felicitación.

28 marzo, 2005 22:42  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home