3.2.05

Liberalismo y homosexualidad



En la mayoría de regimenes de izquierdas, y por añadidura todos aquellos donde la libertad individual es un bien escaso, la opción de la homosexualidad no es tolerada y en algunos, incluso delictiva. Este es el caso de Cuba, China, Corea del Norte, Senegal, la mayoría de paises árabes y tantos otros donde la práctica de la homosexualidad puede acarrear penas de carcel. En estos paises el intervencionismo del Estado llega hasta debajo de las sábanas y afecta a las opciones sexuales más íntimas. El estado decide que está bien y que está mal, arrogandose para sí mismo una derecho que pertenece al individuo,y sólo a él. Curiosamente en regímenes conservadores estos atropellos no se producen y los partidos de izquierda son los abanderados de los movimientos de Gays y lesbianas.


El liberalismo, respecto de la homosexualidad, es totalmente neutro. El liberalismo no interviene, no juzga si está bien o mal, la homosexualidad o el teñido del cabello le son indiferentes por que están en la órbita privada y forman parte de la libertad de elección personal, sin embargo el liberalismo si permite que esa elección personal este garantizada y no sea motivo de persecución o menos cabo.


Hecha ésta pequeña aclaración quiero comentar las palabras del Sr. Rocco Buttiglioni, tachado por el partido socialista de la eurocámara como de homófobo, a propósito de la sentencia de un juez italiano cancelando el proceso de expulsión abierto a un joven senegalés que alego en su defensa ser homosexual, práctica prohibida en su país de origen y castigada con 5 años de cárcel.

Buttiglioni ha declarado que la sentencia le parece " justa " y a otra pregunta del periódista sobre su polémica en la eurocámara respecto de los homosexuales dice: "Nosotros no discriminamos, son los lobys homosexuales los que discriminan a los cristianos". Aunque Buttiglioni no sea liberal, quiero salir en su defensa pues,efectivamente, creo que fué discriminado muy injustamente por sus creencias y su derecho inalienable a exponerlas, exactamente de la misma forma que cualquier otra persona.
Al considerar el Sr Buttiglioni como justa la sentencia, deja claro a los que le lincharon por sus conviciones religiosas y morales, que el tenerlas no significa una beligerancia homófoba, si no, un posicionamiento ideológico igual de válido (al menos) que cualquier otro.

Noticia de la sentencia en Corriere della Sera

9 Comments:

Blogger Sirajoyfueraliberal said...

El linchamiento recibido por Buttiglioni demuestra el poco 'talente' de los progres de la Eurocamara.

No es q el liberalismo sea neutro respecto a la homosexualidad sino que consideramos una cuestión personal e individual las costumbre sexuales de cada uno. No es de mi incumbencia si el vecino se lo monta con bonsai como decía la canción de 'Un pingüino en el ascensor'.

El mismo respeto que merecen los homosexuales y sus prácticas sexuales, lo merecen los católicos que tienen otras costumbres sexuales siguiendo sus propias convicciones religiosas y morales. Impedir uno u otro es simplemente fascista.

04 febrero, 2005 12:23  
Blogger Topgun said...

sirajoyfueraliberal,

Me parece que queda claro que la libertad del individuo a procesar una determinada religión u orientación sexual es consustancial con el liberalismo, el que crea lo contrario; sencillamente, No es liberal!

04 febrero, 2005 13:17  
Blogger Der Spieler said...

Totalmente de acuerdo contigo, Topgun

04 febrero, 2005 13:30  
Anonymous Anónimo said...

Sólo quiero decir que como cristiano me merecen todo el respeto las personas homosexuales pero ningún respecto sus prácticas sexuales. Son prácticas sexuales la pederastia y la violación y no nos merecen ningún respecto porque son inmorales. Son inmorales porque atentan contra la justicia y la castidad. Salvando las distancias de que estas dos últimas implican a personas que no dan su consentimiento, las saco a colación porque no todas la prácticas sexuales son respetables. Sin embargo, como personas (aunque nos cueste) hasta los pederastas y violadores me merecen respeto. Soy plenamente consciente que la castidad es una virtud crisitana muy poco valorada, pero tampoco lo es la caridad. Esta dos virtudes hacen que yo deteste la homosexualidad, la violacion y la pederastia, pero respete como personas a los homosexuales, los violadores y los pederastas (aunque a estos dos últimos hay que meterlos en la cárcel por atentar contra otros, caso que no se da normalmente en la homosexualidad).
Saludos,

estilita
http://estraviz.net/estilita

04 febrero, 2005 15:14  
Blogger Der Spieler said...

Estilita, creo que colocar en el mismo saco a homosexuales, violadores y pederastas es tremendamente ofensivo hacia aquellas personas que viven su homosexualidad respetando los derechos civiles de los demás (es decir, no violando ni a adultos ni a menores)y en una relación de pareja normal. Deberías de revisar tus conceptos morales y reestablecer la escala.

04 febrero, 2005 15:25  
Blogger Roberto Suárez said...

Son inmorales porque atentan contra la justicia y la castidad. Salvando las distancias de que estas dos últimas implican a personas que no dan su consentimientoDisculpa Estilita, pero tu primera razón, que priorizas, es efectivamente moral y subjetiva. Pero el hecho del "consentimiento" es fundamental si de legitimidad hablamos.

Es más, en este caso yo uno ambos, pues la moralidad de las relaciones para mí va relacionada con la libertad.

04 febrero, 2005 16:27  
Blogger Ibrahim Horvath said...

La diferencia es tan radical como la existente entre regalar 100 euros a un amiguete por su cumpleaños o robárselos a un desconocido.

Pederastia y violación, antes que "prácticas sexuales" (al menos como todos solemos entender ese término) son delito.

Aah! y yo no les tengo respeto a los violadores. Lo cual no quiere decir que no respete su vida, su integridad física y demás derechos que tienen por ley... pero yo de darle los "buenos días" y "buenas tardes"... tururú... de "ayudarle"... tururú... de ofrecerle mi asiento... tururú... de "entender sus motivos".... tururú.... Al menos por mi parte sé que estaría siendo realmente hipócrita conmigo mismo si afirmo que me merece el mismo respeto que otra persona.

05 febrero, 2005 00:58  
Blogger Topgun said...

Estilita,

Gracias por leerme y criticarme.

Tu comentario no tiene ni pies ni cabeza, dudo mucho que hayas querido decir lo que has escrito, pero si realmente es así: confirmalo, entonces te contestaré como te mereces.

05 febrero, 2005 09:11  
Anonymous Anónimo said...

La vida íntima de las personas debe importar sólo a ellas y a la pareja con la que estén ... si no hay daño y es de mutua aceptación y consentimiento una relación hetero u homosexual ...¿quién tiene derecho a inmiscuirse en ella? ... nadie ...sólo los afectados .... Saludos

29 octubre, 2009 03:59  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home